SER EL AGUA



SER EL AGUA es el primer disco de estudio de Luvi Torres, producido por Martín Longoni y editado por Sura Music en septiembre de 2014. Un disco que promueve el desarrollo y el cuidado del agua que somos, inspirado en los paisajes de la geografía argentina y del corazón.


Dice Suplemento Sí de Clarín, "Un disco al agua. En una bella edición ecológica, la cantante y compositora dedica su voz imponente a brindar por el fluir. En sus canciones de raíz folklórica, el deleite es por la improvisación. El blues y la copla se dan la mano en Soledad. ¡Salud!"

Dice Patricio Féminis, "Lejos de definiciones urgentes y sonidos de mercado, a los 25 años, Luvi Torres construye miradas acerca del canto colectivo y el personal en diálogo con la naturaleza, en busca de sanación espiritual y compartida. Desde la independencia, en compañía de muchos de los artistas más renombrados del presente de la raíz folklórica, acaba de editar Ser el agua, su primer disco de estudio, en el que proyecta sus desafíos como compositora, cantante e instrumentista, rumbo a su propia voz. (...) AGUAR EL SER: CANTAR LAS MEMORIAS: IRNOS AL RÍO CANTOR: ROZAR LA INCÓGNITA INTERIOR"

Dice Andrés Mayo de AES Audio Engineering Society, "Para mí una de las más interesantes artistas surgidas del "indie" de Buenos Aires, Luvi tiene una forma de cantar súper natural y alegre que hace que te den ganas de escucharla."

Dice Rodrigo Gallo de Diario Registrado, "Ahora, estamos sentados, apoyados en una gran palmera en el Parque Centenario, y Luvi se siente lo suficientemente cómoda como para definir el porqué de la fuerza que tiene su voz, de la penetración de sus cambios armónicos y de la versatilidad de sus cuerdas vocales: "Yo hoy puedo decir que soy una intérprete de folklore argentino, pero si vamos a lo que mi corazón le nace cantar, es esta música que estoy cantando. Ahora, es SER EL AGUA. Algo que responde a mi necesidad de pregunta, de ser mejor persona. Y eso tiene una carga más allá de lo sonoro, una poderosísima carga espiritual".


LUVI TORRES compone canciones concibiendo al sonido como algo más. Eleva su voz en plegaria del agua y brota de sí un río cantor que desborda una frescura ancestral.

Desde lo musical revela un juego inquietante entre músicas folklóricas remotas con pinceladas de otros mundos, o un nuevo espectro musical que pareciera codificar una voz tan versátil como el agua, de naturaleza precisa e impredecible. Mezcla colores de folk, rock, condimentos digitales con música de la tierra, y baila sin parar en un pulso que invita una ceremonia tribal. Sus letras relatan viajes por la naturaleza, el amor, la humanidad, y dispara a la conciencia de la unión con el todo. Músicas para despertar, canciones que invitan a un darse cuenta.

En 2013 comenzaba a grabar junto a su trío fundacional (Martín Longoni –producción musical, bajo, programaciones-, Caro Grinspan –percusión y clarinete- y Seba Souza –ingeniería en sonido-) lo que serían las primeras sesiones de Ser el agua en Mawi Road de Feco Escofet. Un año después, celebra su obra édita, un rito al agua que festeja a algunos de los músicos más destacados de la escena local, como Mariana Baraj, Miss Bolivia, Mariano Tiki Cantero, Gaby Kerpel y Ernesto Snajer, entre otros. Bajo una producción completamente independiente, Ser el agua nace en septiembre de 2014, contando con la masterización del reconocido Andrés Mayo, bajo el sello Sura Music. Luvi también produce su vestuario con materiales reciclados, y diseñó e ilustró con acuarelas el arte del disco.

En la actualidad se presenta en formato quinteto, conformado por Luvi Torres (voz, composición, bichito cordobés, guitarra, percusión), Martín Longoni (bajo, guitarra, coros, programaciones, sintes, producción musical), Gonzalo Arévalo (batería, percusión), Renzo Baltuzzi (guitarra eléctrica y efectos, coros), Andrés Reboratti  (vientos, coros), en formato dúo y en formato solo-set.


"Un arrebato es un impulso profundo, de origen desconocido, pero con un destino certero: ganar el aire, romper el silencio en dos, y llegarle al otro que, al escuchar, se reconoce vivo y presente. De ese arrebato inevitable, Luvi Torres construye universos musicales dotados en una extrema honestidad. La entraña se hace sonido y busca el exterior. Ahí está: sonando en alma viva. (...) Respirar sonidos por las grietas del alma y exhalar música intrépida y honesta: eso es cantar con sentido y, además, argumento incuestionable para la vida. Una dama intensa y despiadada, puro arrebato de decir lo que hay que decir. (...) No es llanto, no es canto: un respiro... para vivir."

Matías García para Viento Nómade.